Vicios ocultos en coches de segunda mano

Hoy hablamos en nuestro blog sobre vicios ocultos en coches de segunda mano, un problema al que muchos compradores han tenido que enfrentarse.

Si vas a comprar un coche de segunda mano o ya te has hecho con uno y has descubierto defectos, quédate y sigue leyendo este post sobre vicios ocultos. Podría interesarte.

Cuando compramos un coche de segunda mano, debemos asegurarnos del correcto estado del vehículo, ya que podríamos adquirirlo con algún vicio oculto.

Es importante examinar los defectos que tenga, si necesita reparaciones y prestar especial atención al estado de los elementos esenciales

Por eso, lo recomendable es que, antes de realizar la compra, acudas con un experto para que examine el estado del vehículo e incluso puedes solicitar en un taller que se le realice una revisión previa.

De lo contrario, podrías adquirirlo y al poco tiempo tener la necesidad de llevarlo a un taller al ver que le ocurre algo y ese algo se trata de un grave defecto que tu como comprador, no has podido apreciar a simple vista.

Los ” vicios ocultos ” en los coches de segunda mano.

Cuando hablamos de ” Vicios ocultos en la compraventa de vehículos ” significa que el coche puede tener un grave defecto que no has podido apreciar a simple vista, que existía antes de la compra y que puedes demostrar su origen.

Además, de haberte dado cuenta en el momento oportuno, no lo hubieras comprado o habrías optado por pagar menos por él.

Los vicios ocultos más usuales que suelen darse tras la compra de coches de segunda mano son:

– Alteraciones en el Kilometraje (que según de las circunstancias podremos hablar de estafa o no)

– Fallos en el motor del vehículo

– Problemas en la caja de cambio (también llamada caja de velocidades)

– Graves defectos en los inyectores

– Manipulaciones electrónicas del sistema central del coche, etc.

¿Qué podemos hacer si tras comprar nuestro coche de segunda mano aparecen vicios ocultos?

Nuestro Código Civil nos brinda la solución para que podamos resolver todas aquellas dificultades que deriven de vicios ocultos en la compraventa de vehículos, por lo que acudiremos a él.

Antes de iniciar una reclamación por vicios ocultos, lo primero que debes saber es que tu profesión no debe haberte permitido descubrir estos graves defectos por poseer  conocimientos sobre la materia.

Es decir, que tu profesión te hubiera ayudado a identificar estos fallo, como, por ejemplo, ser perito, mecánico, etc.

Por tanto, conviene tener este requisito presente si quieres que tu reclamación prospere.

Es el vendedor quien debe responder por estos defectos aunque no supiera que existían a la hora de la venta.

Y en el caso de que los conociera, tienes derecho además a que te indemnice por los daños y perjuicios que esos vicios ocultos te hayan ocasionado.

Conviene que prestes atención a las cláusulas del contrato de compraventa, pues podría estipularse lo contrario y no percatarte, lo que sería motivo para que tu reclamación fuera inválida.

El Código Civil nos ofrece dos alternativas ante esta circunstancia:

1º Desistir de la compra (ésto se conoce en términos legales como ”acción redhibitoria”)

En el caso de que decidas renunciar a la compra del vehículo que presenta esos vicios ocultos, recuperarás el dinero de la compra y además se te deberán abonar todos aquellos posibles gastos en los que hayas incurrido.

2º Pedir una rebaja del precio inicial.

Para que ésto suceda deberás contar con peritos, pues a juicios de éstos se calculará el valor real y actual del coche y por tanto el precio original que deberías haber abonado en la compraventa.

Si vas a realizar tu reclamación por vicios ocultos, debes saber que cuentas con un plazo.

El plazo para ejercer esta acción es de 6 meses a contar desde que realizaste la compra.

Observa el contrato de compraventa, pues ahí se especificará los tribunales a los que deberás acudir.

Repasemos pues los requisitos esenciales para saber identificar que estamos ante un caso de vicios ocultos tras la compra de nuestro coche de segunda mano:

  • Grave defecto no apreciable a simple vista.
  • Existentes antes de la compraventa.
  • Que tu profesión no te hubiera permitido descubrir el fallo.
  • Que no hayan transcurrido 6 meses desde la compra.

Recuerda que siempre puedes acudir a un abogado experto en Derecho Civil para informarte sobre éste y cualquier tipo de asunto que requiera conocimientos legales, pues sabrá qué aconsejarte dependiendo de tu situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *