RECLAMACIONES DE INTERESES ABUSIVOS POR TARJETAS REVOLVING

RECLAMACIONES DE INTERESES ABUSIVOS POR TARJETAS REVOLVING


Como abogados especializados podemos asesorarte en las reclamaciones de intereses abusivos de tarjetas de crédito.


Nos adentramos en el funcionamiento de estas tarjetas de crédito, tan fáciles de conseguir, como difíciles de liquidar.

Vamos a partir de que los conocimientos financieros del grueso de la población suelen ser limitados.

Hablo de los conocimientos básicos, si nos metemos en operaciones complejas, una gran mayoría no tiene ni la más remota idea de cómo resolverlas.

Siendo así, aunque el mejor comercial de la banca se esmere con ganas en explicar cómo funciona un producto complejo, como las tarjetas revolving, es más que probable que el consumidor no lo entienda.

Una tarjeta de crédito revolving no es como las tarjetas de crédito normales, su forma de pago es diferente, y los intereses por utilizarlas bastante más altos de lo habitual.

Si contratas una tarjeta de este tipo podrás, casi inmediatamente, empezar a sacar dinero.

La entidad que la emite fijará un pago fijo al mes, o un porcentaje de lo que hayas gastado, normalmente bajo, un 3% por ejemplo.

Cada mes te llegará un recibo, calculado en función de lo que hayas sacado de la tarjeta más sus correspondientes intereses.

Conforme pagues recibos lo que no haya ido a intereses volverá a estar disponible para que lo utilices, de ahí revolving = revolvente.

Hasta aquí no parece haber problema.

El mismo surge cuando ves al tipo de interés que estás pagando el dinero que has gastado con tu tarjeta.

Con un ejemplo se entiende mejor.

Supongamos que tienes de crédito 2000 €

Te das un capricho y gastas los 2000€, por ejemplo, en un ordenador.

Pagas la cuota mínima, 50 €, de acuerdo, pero, y el interés remuneratorio?, lo fijaron en un 25% anual, hagamos la cuenta:

2000€ * 25% =500 €, solo de intereses, al año

500 € dividido entre 12 meses= 41,6 € solo de intereses

Si cada mes pagas 50 € y 41,6 € van a intereses, a principal (esto es, a deuda) son van 8,4 €.

Por lo tanto, el primer mes pagarás 50, de los que se descontarán 8,4 € de los 2000, por lo que quedarán 1991,6 €, que volverán a generar un 25% de interés (497,9 €)

Como ves, ahí está la trampa de este producto financiero, que ha generado que empiecen a llegar demandas de nulidad de tarjetas a los juzgados de toda España.

No por su funcionamiento sino porque, aunque hemos cogido un 25% de interés los hay mucho más altos, y se ha empezado a determinar que estamos ante intereses usurarios.

Así que es normal que los consumidores quieren anular o reclamar por la tarjeta revolving que contrataron con su entidad bancaria, o bien, les vendieron en un supermercado, una estación de servicio, o la tienda de muebles.

Contacta con nosotros o únete a esta plataforma de afectados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *